Snowboard



Historia

Aunque no es fácil establecer exactamente cual es el origen del snowboard, es habitual fijarlo en 1965, cuando el ingeniero Sherman Poppen construyó el primer Snurfer (palabra formada por la unión de Snow y Surfer, nieve y surfero en inglés respectivamente) para su hija. Se trataba de una tabla de madera sin agarres para los pies y con una cuerda en la parte delantera que ayudaba a mantener el equilibrio. BrunswikCompany se decidió a desarrollar y vender el Snurfer y este tuvo un relativo éxito de ventas en las décadas de los 60 y los 70.

También durante esta época, el surfista aficionado al esquí Dimitrije Milovich diseñó una tabla del tamaño de unos esquís pero mucho más ancha y que permitía "surfear" en nieve polvo, conocida como Winterstick.

Ya en la década de los 70, Tom Sims y Jake Burton entre otros, empezaron a desarrollar y evolucionar el concepto de tabla de snowboard, probando nuevos diseños, utilizando nuevos materiales e incluyendo por primera vez rudimentarias fijaciones. Fue entonces cuando el snowboard tuvo un primer estallido de popularidad, aumentando el número de empresas dedicadas a crear tablas, botas y fijaciones. También empezaron a popularizarse las competiciones de snowboarding y los videos (que llegaron a su apogeo con "Apocalypse Snowboard"). El desarrollo del snowboard desde entonces ha sido exponencial, e incluso se aceptó como deporte olímpico por primera vez para las Olimpiadas de Invierno de Nagano en 1998.

 

Modalidades

Existen varias modalidades para la práctica de snowboard:

Freestyle: (Estilo libre) Modalidad que se centra en hacer piruetas. Para realizarlas el rider se "ayuda" de distintos módulos que a su vez distinguen distintas disciplinas dentro del freestyle.

Half-pipe: Se practica dentro de un half-pipe, un medio tubo de nieve de paredes altas y verticales dispuesto en una pendiente de desnivel medio y en la que los riders tratan de realizar todas las acrobacias posibles saltando más allá de los bordes de éste. Es una disciplina muy difícil y en la que se suelen utilizar tablas y fijaciones muy duras y reactivas que permitan un control total. Esta modalidad es olímpica.

Slopestyle: El slopestyle se practica en una pista en la que hay dispuestos varios módulos como saltos, barandillas y cajones sobre los que el rider trata de hacer en una bajada todos los trucos posibles. Esta modalidad acaba de ser incorporada como olímpica.

Big Air: Esta modalidad consiste en un solo salto gigante (de varios metros de altura y con generalmente más de 20 metros de plano antes de la recepción) en el que los riders tratan de hacer sus mejores acrobacias en un único salto.

Jibbing: Se conoce por Jibbing a deslizar sobre barandillas y cajones con el snowboard.

Quarterpipe: El rider se tira a toda velocidad contra un cuarto de tubo de nieve saltando hacia arriba lo más alto posible y tratando de realizar la mejor acrobacia durante su vuelo, o, en algunas ocasiones, de llegar más alto que nadie.

Freeride: Esta modalidad está enfocada al descenso por lugares extremos, fuera de las pistas. Cuando se funde con el freestyle (en aspectos como la utilización de elementos naturales como cortados de rocas, riscos, aristas, etc) se conoce como Backcountry.

Boardercross: Lo importante es bajar lo más rápido posible. La pista en la que se practica, además, tiene la dificultad de estar complementada con bañeras, baches y saltos varios para hacer más difícil y técnico el recorrido. Esta modalidad es olímpica.

Snowboard de montaña o travesía: Esta modalidad es más común en esquí, pero que hace unos años se incorporó al snowboard a través de tablas especiales, llamada splitboard, para dicha modalidad.

Otras modalidades: paralelo, gigante, etc son modalidades heredadas del ski que hoy en día tienen poco tirón y tan solo hay competiciones aisladas y de poco tirón. Son modalidades olímpicas pero ya casi nadie quiere competir en ellas.

 

 

Fuente: Wikipedia